Los escándalos que acumula Miley Cyrus en su faceta como estrella del pop podrían haber traspasado el ámbito de lo profesional para instalarse en su vida cotidiana, ya que su círculo de amigos cada vez está más preocupado por las frecuentes taquicardias que la cantante sufre tras una agitada noche de fiesta y el efecto que tienen sus constantes resacas en su relación con los demás.

"Los problemas cardíacos de Miley no tendrían por qué ser graves siempre que lleve una vida moderada. Pero el problema es que no conoce límites a la hora de divertirse. Fuma todas las noches que sale y no es ningún secreto que recurre a lo que haga falta para pasárselo bien. Cree que controla la situación, pero la realidad es que su actitud hacia las drogas revela algunas claves de su comportamiento", reveló una fuente a la revista heat.

La desgastadora rutina que sigue la joven cantante también le provoca continuos dolores de cabeza que requieren días enteros de reposo para recuperarse por completo.

"Levantarse el día siguiente es una pesadilla para ella. Sus resacas duran días. Por ejemplo, después de la fiesta que celebró tras sacar 'Bangerz' [su nuevo álbum], estuvo tumbada en la cama con sus perros durante varios días hasta que recuperó las fuerzas para levantarse", comentó la misma el mismo informante.

Aunque la ex niña Disney ha reconocido que quiere seguir los pasos de Madonna en el mundo de la música, sus amigos más íntimos le han advertido de que tiene una idea equivocada sobre cómo la reina del pop ha compaginado siempre su exitosa carrera profesional con su vida privada.

"Miley cree que ha encontrado la fórmula del éxito: ser polémica y ridículamente sexual, así que va a seguir la misma línea. Pero no tiene el aguante físico necesario para ello. Madonna tiene un cuerpo muy tonificado y la energía de una quinceañera, pero la verdad es que su vida cotidiana no tiene nada de salvaje: normalmente se mete en la cama a las 9 de la noche", declaró el informante.

Copyright : MTVLA