Emocionante. Es la única palabra que puede definir la culminación de una saga que nos puso el casco de la resistencia terrícola. Si has jugado a los juegos de Halo desde su arribo en el Xbox original hasta el más reciente Halo: ODST de Xbox 360, sería un horrendo crimen que no le pongas tus manos encima a este nuevo, sorprendente Reach.

¡Ah, Reach! El mayor astillero de la humanidad, el constructor de los grandes navíos espaciales y cruceros de la UNSF; un mundo pujante y hermoso. El primer objetivo del invasor. Allí da comienzo la historia de la guerra entre el hombre y el Covenant, como se conoce a la alianza de especies extraterrestres. El Covenant está dominado por el fanatismo religioso y una idea única: destruir a quienes profanan las reliquias abandonadas eones atrás por los Ancestros. Los grandes líderes espirituales del Covenant piensan además que destruyendo los mundos anillo diseminados por la Vía Láctea, trascenderán a una nueva vida junto a los dioses. Aquí, en Reach, es donde todo comienza. El último juego de la saga de Halo es, en efecto, el principio.

En Reach nace el programa SPARTAN, y es uno de los voluntarios de la milicia quien se alistará para ser transformado en un nuevo y poderoso soldado, John-117, más tarde conocido como el Master Chief. Será este el héroe que llevará la guerra hasta sus últimas consecuencias, combatiendo encarnizadamente contra el Covenant y la amenaza definitiva encarnada por la Plaga, una forma viviente de mutación tan acelerada que la única manera de detenerla es, quizás, extinguiendo la vida de la galaxia entera. El legado de los Ancestros no podía ser peor.

La historia detrás de Halo resulta, a nuestro modo de ver, una de las más brillantes de la ciencia-ficción. Y de allí proviene la emoción de poner los pies en el legendario mundo de Reach. Si has seguido la historia de esta impresionante guerra de un cuarto de siglo, yendo hasta los confines del universo en busca del Arca, seguro que cuando escuchas "remember Reach" en los anuncios del juego, se te eriza la piel.

Halo: Reach no solamente es un excelente prólogo para esta saga que ya quedó en la historia grande de los videojuegos. Su jugabilidad y refinamiento lo convierten muy claro en el mejor de los cuatro títulos. En el modo de campaña para un jugador, eres un nuevo miembro del Noble Team, y luchas desde las primeras escaramuzas en las zonas rurales del planeta hasta enfrentamientos a escala épica en desiertos, montañas, fábricas, búnkeres y ciudades. Una variedad de vehículos ponen la cuota de diversión extra, como ya es usual en Halo. Incluso te verás combatiendo a bordo de una nave espacial en órbita al planeta. Los paisajes son tan impresionantes que a veces te quedas mirando las gigantescas naves que avanzan lentas sobre los edificios y valles. Si ya has jugado antes, encontrarás aquí el mismo combate agresivo y táctico.

Para el modo mutijugador, se han agregado nuevas posibilidades que alteran bastante la estrategia del gameplay, como poderes transitorios, invisibilidad, súper aceleración, jetpacks para volar durante algunos segundos y un estado de armadura instantáneo que te permite resistir explosiones de granada. Puedes jugar la campaña en modo cooperativo con tres compadres, o meterte de lleno a las arenas de combate que, de verdad, están mejor que nunca. Hay una enorme cantidad de modos de juego --incluyendo el genial Firefight que estrenó ODST, donde la cosa es sobrevivir a oleadas interminables de Convenant-- opciones para ganar puntos, comprar piezas de armadura, configurar tu avatar y muchísimo más. Es de mención especial, entre tantas cosas, la nueva interfaz de menú que hasta te muestra quiénes de tus amigos están jugando en el momento. Halo: Reach es muy sociable y por lejos, en este momento, el juego de consola más completo y variado para multijugador (y, como ya te puedes dar cuenta, uno de los mejores títulos de 2010). Eso sí, ten en cuenta que si nunca te ha gustado Halo, aquí encontrarás la misma sensación; por el contrario, si te eres de jugar la saga, es una compra imprescindible.

Por fin, no podemos olvidar al editor, Forge, que viene con nueve escenarios listos para convertirlos en campos de batalla a tu medida. La comunidad ya está construyendo auténticas piezas de arte bélico para compartir en Xbox LIVE. Esto le dará años de vida a Halo, aunque Reach sea el final de la saga. Pero vaya forma de terminar.

Halo, serás recordado por siempre.

Copyright : MTVLA