La semana pasada, Donald Cumming estaba ensayando en Nueva York con su nueva banda. Claro que, en realidad, su nueva banda es la misma de siempre: The Virgins. Mismo nombre, distinta formación: Max Kamins (bajo), Xan Aird (guitarra) y John Eatherly (batería).

El cantante y guitarrista también tiene nuevo material, Strike Gently, que será editado a principios de 2013, por Cult Records (el sello de Julian Casablancas). Se trata del esperado segundo disco de los Virgins (largamente esperado, vale la pena aclarar), el que muchos aguardan desde su debut homónimo de 2008 (cuando irrumpieron con un hit imparable: “Rich Girls”).

Mientras tanto, para calmar la esperar, Donald cumple otro sueño: girar con The Virgins por Sudamérica. Ya tocaron en Chile. Ahora van rumbo a Colombia. Y este fin de semana se presentan en la primera jornada del Personal Fest de Argentina (más información: PERSONAL FEST 2012).

De todo esto, y mucho más, habla en esta entrevista exclusiva. ¡Disfrútenla!

Se anunció el título de su segundo álbum: Strike Gently. ¿Cómo fue el proceso de grabación?
Fue genial. ¡Ya lo terminamos! Saldrá a principios del año entrante. Estoy muy orgulloso. Creo que lo resolvimos bastante rápido: compusimos y grabamos las canciones en un período de cuatro meses. Casi todo se grabó con la banda tocando en vivo. Montamos todo en una pequeña sala, en el sótano de un legendario rock club que se llamaba Brownies, en el East Village, donde solían presentarse varios grupos de la escena neoyorquina. Sentimos una gran energía haciéndolo de esta manera y en este espacio.

¿Por qué tardaron tanto? Tu disco debut salió en 2008…
Pasaron muchas cosas. La verdad es que, cuando salió nuestro primer disco, yo no tenía mucha experiencia, ni en la industria musical ni como autor de canciones. Rápidamente llamamos la atención y se dieron muchas oportunidades. Pero ese gran salto trajo otras cosas para las que yo no estaba preparado. No me resultó fácil asimilar esta dinámica y encajar en este ambiente. Y me llevó bastante tiempo entender lo que realmente quería, hacia dónde quería ir con mi música. Entonces me di cuenta de que no todos teníamos los mismos planes en la banda: yo quería una cosa y los chicos querían otra. Eso derivó en un cambio completo en la formación. Ahora toco con otras personas y todo es completamente diferente.

¿De dónde salió esta nueva versión de The Virgins?
Es realmente nueva: salvo yo, cambiaron todos los integrantes. Son amigos con los que venía tocando desde hace un tiempo: solíamos juntarnos para pasarla bien y hacer covers de música country, sólo para divertirnos. Entonces, cuando empecé a escribir las nuevas canciones, decidí tocarlas con ellos, como si fueran The Virgins, para ver qué resultaba. La cosa funcionó enseguida: era divertido, sonaba bien y se sentía natural.

Cuando surgió The Virgins, se apuntaron ciertas referencias musicales específicas: Talking Heads, The Modern Lovers, INXS… ¿Reconoces estas influencias?
Me encantan todas esas bandas. Obviamente es genial que nos comparen con ellas… Pero lo cierto es que no reparo en su música cuando escribo mis canciones. Ni siquiera le presto atención a la música contemporánea. Busco inspiración en mi interior, en las cosas que me pasan en la vida, en lo que veo y experimento día a día.

Algunas canciones tuyas se usaron para comerciales televisivos y campañas de moda. ¿Eso te molesta o te pone contento?
Es algo extraño. Uno tiene que vivir de algo. Y la verdad es que, como músico, no hay muchas formas de hacerlo hoy en día. Por eso me siento muy afortunado de haber tenido estas chances. Actualmente, tras los grandes cambios tecnológicos, la música circula de otra manera y casi siempre se obtiene en forma gratuita. Claro que, cuando empiezas con tu banda, no es lo primero que piensas: antes quieres sonar en la radio, hacer tu video y tocar a sala llena. Pero cada situación tiene su propio desafío. No lo pienso demasiado, ni me genera un conflicto. Sé muy bien lo que me gusta: hacer música y grabar discos. Y para eso hay que tener plata. Por eso, cuando se dan estas oportunidades, no hay que desaprovecharlas.

Hace unos años, participaste en algunas producciones cinematográficas. ¿Te interesa la actuación?
Eso lo hice cuando era más joven, para ayudar a algunos amigos que empezaban a dar sus primeros pasos en el cine. Fueron producciones súper-independientes, que ellos hicieron por su cuenta, sin plata, así que estuvo bueno darles una mano. Fue muy divertido hacerlo. En general, prefiero tomar el comando de los proyectos en los que me involucro. Y por eso sólo hago lo mío. Pero estos casos fueron especiales, y por eso acepté ponerme al servicio de otros. No sé si podría vivir de la actuación, porque no creo que disfrutaría trabajar en películas comerciales.

¿Cómo es su show en vivo? ¿Tocan los temas del nuevo disco?
Nunca tocamos allá. Entonces, como la gran mayoría del público nunca nos vio en vivo, creemos que es divertido tocar algunas de las canciones del primer disco, que son las que todos conocen. Básicamente vamos a dividir el show entre lo viejo y lo nuevo. El disco nuevo aún no salió, así que creo que será bueno entablar cierta relación con la audiencia a partir de los temas ya difundidos.

¿Es su primera vez en Sudamérica?
Hace unos meses, en julio pasado, tocamos en Brasil. Y nos quedamos con ganas de más. Por eso, apenas se dio esta oportunidad de ir a tocar allá, no lo dudamos ni un segundo. Tenemos fechas en Chile, Colombia y Argentina.

The Virgins

Fechas en Sudamérica:
Viernes 23 de noviembre: GAM (Centro Cultural Gabriela Mistral), Santiago, Chile.
Sábado 24 de noviembre: Primavera Fauna 2012, Santiago, Chile.
Jueves 29 de noviembre: La Puerta Grande, Bogotá, Colombia.
Sábado 1 de diciembre: Personal Fest, Buenos Aires, Argentina.

Copyright : MTVLA