La cantante y actriz Demi Lovato se arrepiente del errático comportamiento que llevó durante sus años de adolescente, producto -asegura- del "sentimiento de invencibilidad" que le daba la fama.

Tan criticables eran sus acciones que en 2010 tuvo que ingresar en una clínica de rehabilitación para superar sus adicciones, sus desórdenes alimenticios y el hábito que había desarrollado a autolesionarse.

"Mis padres intentaron controlarme, pero yo les decía: 'En serio, ¿estoy castigada? Bien, yo pago las facturas'. Lo hicieron lo mejor que pudieron. Y creo que a muchas estrellas jóvenes les ocurre esto cuando están ganando dinero o dándoselo a su familia. Mi mentalidad era 'trabaja duro, juega duro'. Era difícil escuchar la palabra 'no'. Yo quería tener mis propias normas. Pensaba que si era lo suficientemente adulta para haber llegado ahí, también podía salir de fiesta como un adulto; pero obviamente no podía", desveló la cantante a la revista Nylon.

La joven de 21 años espera que pronto se la deje de ver como una estrella caída de Disney.

"Me gustaría dejar de ser la chica que superó sus problemas, o la chica Disney que terminó en rehabilitación. No quiero que la gente escuche mis canciones en la radio y diga 'oh, es la chica que se cortaba'", explicó.

A pesar de que es consciente de que esta es la imagen que mucha gente tiene de ella, la joven se siente muy arropada por sus fans y se muestra agradecida por haber podido ayudar a muchos seguidores con problemas, a los que le une una relación especial.

"Ahora tengo probablemente la mejor relación que puede existir entre un artista y sus fans, porque no tengo secretos", añadió la cantante.

Copyright : MTVLA