En su investigación para su nueva biografía del astro grunge del autodestrucción, Cobain Unseen, que sale dentro de poquito en Estados Unidos, el periodista Charles Cross logró lo increíble a 14 años de su muerte: abrir 100 cajas de recuerdos de Kurt, que, justo tras morir, Courtney Love mandó a empaquetar y guardar, en un depósito que no quieren revelar dónde, y donde Bill Gates mismo guarda sus cosas. Algo fascinante para los fans de Nirvana, y para la historia del rock en general. Entre otras cosas, había muñecas, que Kurt mismo dibujaba encima y deformaba, pegándole su pelo y pintándolas con su propia sangre. O sea que si queremos clonar a Kurt como a la oveja Dolly, ahí tenemos un poco de su ADN.. Rarísimas fotos de Cobain con su papá, una muestra de rayos X, que probaba que tenía escoliosis, una condición que degenera los huesos y producto de su adicción a la heroína, y muñecos de monos Chim Chim, su obsesión personal, incluído el que sale en el arte de Nevermind. También, juegos de tablero que usaba cuando estaba aburrido o con amigos. Y lo mejor de todo, las inscripciones en su diario: drogas, obsesiones sobre el nacimiento, la muerte y la sexualidad, y algunas cosas sobre su mujer.

Copyright : 0