Paul William Walker III, padre del protagonista de la saga "Rápido y Furioso"  -fallecido el pasado sábado en un accidente de coche ocurrido en Santa Clarita (California, Estados Unidos)- ha dado cuenta del tremendo dolor que está experimentando, aunque reconoce estar feliz por haber compartido una estrecha relación con su hijo.

"Estoy agradecido por el hecho de que cada vez que le veía le decía que le quería. Y él me decía lo mismo", explicó en la emisora CBS de Los Ángeles.

Al dolor del padre se une el de sus otros hijos, Caleb y Cody, quienes también están devastados por la muerte de Paul Walker a pesar de contar con el respaldo de sus amigos.

"No se puede prescindir de los amigos en un momento así. A sus hermanos les está costando mucho sobrellevar esto", afirmó Paul William Walker III.

Antes de morir, Paul Walker había compartido con su padre su preocupación por que su carrera en el cine pudiera afectar a la relación que mantenía con su hija de 15 años, Meadow, fruto de su relación con Rebecca McBrain.

"Me dijo que se quería tomar un descanso, que Meadow tenía solo 15 años y que no tenía mucho tiempo para estar con ella, y justo le ofrecieron otra película. No sabía qué hacer. Tenía un corazón enorme. Yo estaba muy orgulloso de él", confesó su padre.

Copyright : MTVLA