A pesar de la cantidad de dinero que Kim Kardashian y Kanye West han dejado en lujosas firmas de ropa para su primera hija, el tamaño de la pequeña ,nacida cinco semanas antes de la fecha prevista, ha impedido a los padres vestirla con los modelos que cariñosamente habían elegido para ella.

"Es tan pequeña que todavía no puede lucir ninguna de las prendas. De momento la visten con bodies sobre los que vomita todo lo que come. Sus padres se han gastado unos 25.000 dólares en ropa para North. Kanye se ha gastado al menos 2.000 dólares en Lanvin y Kim el doble en Hermès. Básicamente, Kim compró todo lo que había para bebés en la tienda", aseguró una fuente a la publicación Us Weekly.

Aunque los primerizos padres todavía no pueden vestir a su pequeña con la ropa que ya habían adquirido, ellos disfrutan de igual manera de su recién estrenada paternidad y sobre todo de las relajantes siestas que ambos comparten con su hija.

"Kim, Kanye y North siempre se echan la siesta juntos. Los tres se acurrucan y descansan. Kim disfruta realizando todas las tareas de madre y se le derrite el corazón cada vez que ve a Kanye con el bebé. Él siempre la está besando", añadió el informante.

Copyright : MTVLA