Michael Lohan ha asegurado que él y su ex-mujer Dina son los verdaderos culpables de los problemas que ha sufrido su hija Lindsay - debido a su divorcio y a su relación inestable.

"Ella no tiene ninguna culpa de lo que le ha pasado. La culpa es mía y de Dina. Pusimos a Lindsay en el medio de nuestro divorcio y nuestro deber ahora es mejorar la situación", confesó a la revista Life & Style.

Los padres de la actriz contrajeron matrimonio en noviembre de 1985, pero se separaron cuando la actriz contaba solo con tres años. Sin embargo, poco después decidieron darse una nueva oportunidad que acabó con otro fracaso sentimental, provocando su separación definitiva en 2005 y consiguiendo el divorcio dos años más tarde.

A pesar de que Michael Lohan siempre ha mantenido una tensa relación con su hija ,estuvo en la cárcel y tuvo problemas con el abusivo consumo de sustancias ilegales, afirma que está tratando de ayudarla en todo lo que puede desde que la actriz finalizara su tratamiento el pasado mes de julio.

"La curación ha ayudado mucho a nuestra familia, por eso estamos todos juntos tratando de ayudarla", añadió.

A raíz de su salida del centro Cliffside de Malibú (California), Lindsay también habló abiertamente sobre el cambio positivo que ha sufrido gracias a su estancia en la clínica.

"Me siento sana de nuevo y tengo tantas ganas de seguir sintiendo esta sensación que estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario", confesó la intérprete en una emotiva entrevista concedida a Oprah Winfrey en su programa 'Oprah's Next Chapter'.

Copyright : MTVLA