Christina Aguilera se casó, colaboró con respetables leyendas como Herbie Hancock y Andrea Bocelli y grabó un álbum que ella llama "medio chapado a la antigua", pero todavía tiene un lado "sucio".

De hecho, en el disco hay una canción llamada "Still Dirrty", que es como la segunda parte de "Dirrty", éxito de su disco anterior, "Stripped", pero con una onda jazzeada. Los fans de la Aguilera tradicional deben estar preparados para encontrarse con una Christina que se ha inclinado por hacer honor a eras musicales pasadas con un toque innovador.

Para la producción del álbum, Aguilera contrató a dos productores distintos. Por un lado, recurrió a DJ Premier para que le de un aire hip-hop con sampleo de música antigua. Por otro lado, la gran compositora y productora Linda Perry le hizo la otra mitad del disco con un aire más maduramente arriesgado con toques de jazz y blues, como si las canciones hubieran sido escritas en 1940.

El álbum se llama "Back to Basics" y así es exactamente como suena: como en el principio: básico.

El primer sencillo se titula "Ain't No Other Man", y es dedicada a su esposo.

La misma Aguilera aseguró que su nuevo disco sería crudo y atrevidamente chapado a la antgua, muy diferente a todo lo que ha hecho antes, pero los productores dijeron que los fans de su voz angelical no deben preocuparse de nada. Según ellos, si sus fans creían que la habían escuchado cantar en todo su esplendor, deben escucharla ahora ya que está en otro espacio.

Copyright : 0