Enrique Bunbury

Enrique Bunbury

"Enrique Ortiz de Landázuri Izardui, conocido como Enrique Bunbury, es un músico español, nacido el 11 de agosto de 1967 en Zaragoza. Es conocido por haber pertenecido a la banda Héroes del Silencio y por su carrera solista. El nombre artístico Bunbury está sacado de la obra de teatro La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde. Su andadura musical comenzó a los doce años, cuando se compró su primera guitarra eléctrica con cinco mil pesetas que había ahorrado. Empezó a tocarla en 1980 en un grupo de colegio llamado Apocalipsis. Entre 1981 y 1983 tocó la batería, fue cantante de una ...

Videos de música

Enrique Bunbury

Biografía Completa

"Enrique Ortiz de Landázuri Izardui, conocido como Enrique Bunbury, es un músico español, nacido el 11 de agosto de 1967 en Zaragoza. Es conocido por haber pertenecido a la banda Héroes del Silencio y por su carrera solista. El nombre artístico Bunbury está sacado de la obra de teatro La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde. Su andadura musical comenzó a los doce años, cuando se compró su primera guitarra eléctrica con cinco mil pesetas que había ahorrado. Empezó a tocarla en 1980 en un grupo de colegio llamado Apocalipsis. Entre 1981 y 1983 tocó la batería, fue cantante de una banda llamada Rebel Waltz, y tocó el bajo en Proceso Entrópico, nombre que se les ocurrió viendo un viernes la aparición de un fakir comiendo cristales en el programa ""Un, Dos, Tres"" de Chicho Ibáñez Serrador. Tras dejar Proceso Entrópico, Bunbury pasó a ser el vocalista de un grupo llamado Zumo de Vidrio que se convirtió en la semilla de Héroes del Silencio. En esa formación estaban Enrique y Juan Valdivia (Segovia, 3 de diciembre de 1965) que junto a Pedro Valdivia, crearon los primeros Héroes del Silencio (1984). Con el apoyo de Cachii (DJ de Radio Zaragoza), y del periodista Matías Uribe (columnista musical del Heraldo de Aragón), Héroes del Silencio comenzó a darse a conocer. En sus comienzos, consiguen el segundo puesto en el concurso de Pop Rock de Huesca, por detrás de unos más experimentados Proscritos grupo que seguía la estela de otros con más difusión como La Frontera. Un concierto ofrecido en 1987 en la sala En Bruto -en el que consiguieron agotar localidades y dejar a cientos de seguidores fuera- pone al cuarteto en el punto de mira. Gustavo Montesano -ex Olé Olé pero antes ex CRUCIS (grupo de rock sinfónico argentino)- se fijó en ellos y les allanó el camino para firmar su primer contrato con la nada desdeñable multinacional EMI. Entonces, se publicó Héroe de Leyenda en 1987 un Maxisingle, fórmula muy común por aquel entonces en la industria discográfica española con los grupos noveles. De este disco se vendieron más de 30,000 copias en su momento, posteriormente se publicaría también en CD. El problema en estas primeras grabaciones es que Pedro Andreu (el batería), fue sustituido por una caja de ritmos rebajando bastante el nivel de calidad de las grabaciones. Menos de un año más tarde publicaron su primer LP, El Mar No Cesa, también producido por Montesano y que de inmediato se convirtió en disco de platino. Mar adentro o Flor venenosa pasaron a ser canciones de referencia para jóvenes de finales de los 80 y principios de los 90. Sin embargo, el grupo quedó descontento de la producción de este primer álbum, demasiado pop para una banda que en directo era pura adrenalina, como anécdota queda la sorpresa que se llevaron cuando descubrieron que por las noches mientras el grupo estaba ausente el productor metía en el disco arreglos basados en trompetas de sintetizador tratando de darle un enfoque comercial al álbum. El empeño de Enrique, Juan, Joaquín y Pedro impidió tal decisión. En Calatayud (Zaragoza) les vio el ex componente de Roxy Music Phil Manzanera quien llevaba algún tiempo en España y acababa de producir discos a grupos nacionales. Phil se interesó por Héroes tras verles en directo y decidió apostar por ellos. Phil Manzanera produciría Senderos de Traición (1990). Quedan de ese disco éxitos como Entre dos tierras o Maldito duende. Pero no hay que olvidar que la compañía por aquel entonces ya apostaba fuerte por ellos. Los videoclips también ayudaron a la difusión del disco muchísimo todo hay que decirlo, pues mostraban la estética del grupo por aquel momento. Cadenas como Canal +, pondrían una y otra vez sus vídeos en espacios como el de Los 40 o El Gran Musical. Actuaron en playback en programas como ""Un, Dos, Tres"" con Jordi Estadella, pero se negaron a tocar en otros como Vip Noche de Telecinco presentado por Emilio Aragón. Sus primeros pasos internacionales fueron una apuesta modesta y hecha poco a poco a base de recorrerse países como Suiza y sobre todo Alemania, donde se convertirían en un grupo de culto,siendo allí tan famosos como en España. Un concierto contra el racismo en Alemania, donde Héroes del Silencio mostró su personalidad y carácter sobre el escenario, les hizo dar un salto enorme en su carrera. Sus componentes se dieron a conocer internacionalmente cantando sus canciones en español. En Alemania consiguieron el disco de oro, también en Italia. Giraron por Austria, Suiza, Bélgica y Escandinavia. Prueba de ello es que se les empezó a dedicar espacio en canales europeos y sudamericanos. Tras la locura de ""Senderos de traición"" y su larga gira por todo el mundo, Héroes se darían un respiro de más de un año en el que Bunbury viajaría a lugares como la India. ¿Paréntesis espiritual? suponemos que sí, a tenor de lo que impregna a más de un tema su siguiente disco en cuanto sonoridades y textos. Con el lanzamiento internacional de El Espíritu del Vino (1993), Héroes del Silencio se embarcó en una gira que les llevó por más de 20 países. El disco también producido por Phil Manzanera. La muestra de su impacto en el mercado extranjero es el libreto interior del disco, en el que los textos de las letras de las canciones venía ya en dos idiomas, castellano e inglés. Héroes quería dar a conocer sus canciones cantando en su idioma natal pero querían ser entendidos por el público de habla no hispana. El Príncipe Felipe recibiría a Héroes en audiencia y se declararía admirador y seguidor de su música. Según el VHS ""Rarezas"" (EMI), Bunbury declaró, a la salida, que era republicano. Tiempo más tarde, también diría que la foto en la que sale el grupo con el Príncipe sólo la pondría en el baño de su casa. Avalancha (1995) fue el último disco de estudio de Héroes del Silencio. Para esta ocasión contaron con Bob Ezrin (productor de Pink Floyd, Peter Gabriel o Alice Cooper). El grupo experimenta un cambio en su sonido, con guitarras más duras y textos más directos en algunos momentos. A continuación realizaron otra gira mundial que pasó por Estados Unidos, México, Argentina, Guatemala y numerosos países americanos y europeos. Tras la publicación de Parasiempre (1996), un doble CD en directo, anunciaron su separación y un descanso indefinido para iniciar proyectos en solitario. Durante la gira de 1996 (que incluía conciertos de marzo a septiembre) Bunbury, para quien el tour se estaba convirtiendo en un suplicio, decidió ir grabando maquetas en diferentes estudios americanos con la intención de hacer esos meses más llevaderos. En el tramo español de la gira, la banda llevó como teloneros al grupo colombiano Aterciopelados, a quienes Bunbury les grabaría posteriormente coros en el álbum La pipa de la paz (1997). Bunbury grabó en Los Ángeles, San Juan de Puerto Rico y en Ciudad de Guatemala. Meses después se marchó a Marruecos con ese material y allí compuso nuevos temas y dio forma a los que ya llevaba bajo el brazo. Con el apoyo de Phil Manzanera se marchó a Londres para concebir Radical Sonora (1997), su álbum debut como solista. Manzanera fue su productor. El primer disco en solitario de Enrique lo separó totalmente del sonido de Héroes. Su apuesta se acercaba a la electrónica, a la música árabe y al tecno-rock más psicodélico. Bunbury arriesgó, quería investigar sobre nuevas tendencias y sobre él mismo. ¿El resultado? Dispar. La crítica le aclamó con cautela y el público le dio la espalda. En la presentación del disco y de la gira en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, Enrique fue vituperado e incluso, un grupo de militantes fanáticos de Héroes le lanzaron un trozo de adoquín, que suponemos no se encontraba en ninguna parte del propio pabellón. Enrique, indignado llegó a decir que le habían aguado el concierto. En aquel concierto se escuchó a parte de la multitud vitorear ""Héroes, Héroes""... en fin ¿Para qué gastarse dinero en una entrada para ir a un concierto distinto del que pensabas ver? Dejando a un lado el tema del fundamentalismo musical, cabe pensar que parte del público de Héroes no estaba dispuesto a aceptar el cambio de sonoridad de Bunbury. Enrique pecó de autosuficiencia y no tuvo en cuenta que era un cambio muy brusco. La gira de Radical sonora se convirtió en una pesadilla para Bunbury. Cuando finalizó el tour por España sufrió una crisis muy profunda que incluso le hizo plantearse abandonar la música. Se sentía incomprendido: ""Necesito un público que me haga crecer como músico, no que me haga tocar toda la vida Entre dos tierras y encima como lo hacía con Héroes"". Decidió entonces, pasado un periodo no muy largo de tiempo, dar un salto al vacío con Pequeño (1999), un álbum con aires de cabaret y de sonidos mediterráneos, que planteó inicialmente como su último álbum: ""Me propuse hacer el disco que me saliera, y me salió Pequeño. Me daba igual si la gente no lo entendía. Quería hacerlo y si me tenía que retirar, pues me retiraba. Así me lo planteé"". La cosa empezó a cambiar. A pesar del relativo -más bien escaso- apoyo de marketing de su discográfica, Pequeño caló en el público. Canciones como ""Infinito"" o ""El viento a favor"" encumbraron nuevamente a Bunbury, que volvió al primer plano de la actualidad de no se sabe muy bien qué. Empezó a reconciliarse con el público y abrió el espectro no sólo a jóvenes, sino también a mayores. Pequeño fue disco de platino, como ya lo había sido Radical sonora, y con él consiguió éxito en México y Argentina, donde Bunbury comenzaba a consolidarse como figura de culto para algunos. Entretanto, el artista recibió una nominación a los Grammy Latinos por El extranjero en la categoría de Mejor Interpretación Pop Masculina, premio que a la postre fue a parar a manos de Fito Páez, exitoso cantante argentino. Terminada la etapa de Pequeño, Bunbury se fue a Tarragona a componer su tercer disco en estudio. Antes publicó como regalo para los fans un directo grabado en el Hard Rock café de la Ciudad de México, Pequeño cabaret ambulante (2000), con el que pretende reflejar el espíritu de ""la gira que más he disfrutado en mi vida"". El artista se tomó casi nueve meses para realizar un disco complejo hasta que nació Flamingos (2002), en el que hay canciones con más de 150 pistas de sonido. Le acompañaban en Avinyonet de Puigventós (Gerona) su banda de nueve músicos y se acercaron a los estudios de Music Lan muchos amigos del zaragozano. Por allí pasaron Jaime Urrutia, Quimi Portet, Shuarma (Elefantes), Carlos Ann, Kepa Junkera, Adrià Puntí, etc. que fueron dejando su huella en un disco denso, marcado por la ruptura matrimonial de un Bunbury que posa vestido de boxeador para la portada del disco. El mensaje es evidente: ""Me han golpeado, pero tengo ganas de levantarme y pelear"", de ahí canciones como ""contar contigo"" o ""no se fíe"". Todo el disco en su conjunto es una metáfora hacia su trágica separación, con letras muy comprometidas. La apuesta musical de Bunbury da sus frutos. Es disco de oro de salida, el lanzamiento es todo un éxito en México y Argentina, y se cuelga el cartel de ""no hay billetes"" en los primeros conciertos en España. En varias capitales mexicanas se forman colas de más de 4.000 personas para que Bunbury firme un disco. Un año y medio de gira. Más de 150 conciertos y más de 300.000 discos vendidos entre España y América consolidan la figura de un artista que ya tiene estatura de estrella. Bunbury se paseó durante 2002 y 2003 por los principales escenarios de México (Auditorio Nacional), Argentina (Estadio Obras) o Nueva York (Central Park). El colofón al interminable tour Flamingos fue un DVD que publicó en septiembre de 2003, titulado ""Una cita en Flamingos"", que recoge dos conciertos y multitud de información sobre la gira más importante en su carrera. En 2004 saca El viaje a ninguna parte, un disco doble en el que muestra su lado mas viajero, con ritmos, música y letras muy en consonancia con su personalidad cosmopolita, destacando ""Canto (el mismo dolor)"". Uno de los dos CD El Viaje a Ninguna Parte versión Turismo, está inspirado en el viaje que realizo hacia Centroamérica, específicamente Nicaragua, donde permaneció durante meses. Canciones como ""En la pulpería de Lucita"" ""Palo de Mayo"" y ""El aragonés errante"" están repletas de simbolismos típicos del país. En 2005 salió al mercado un CD+DVD del llamado Freak Show:La Película, un disco con un DVD con imágenes intercaladas de varios de los conciertos que realizó entre finales del 2004 y principios del 2005 en la gira ""Freak Show"" donde combinaba sus actuaciones con números de circo y actuaciones circenses en escenarios paralelos. Fue un montaje costoso, idea de Enrique para homenajear el mundo del circo, fundiéndolo con su música. Fue un inmenso éxito de crítica y, sobre todo, de público, que llenó la carpa en todas las ciudades que visitó, y vendió miles de ejemplares del CD+DVD publicado. En 2005 y a través de su página web Enrique Bunbury anuncia la disolución de El Huracán Ambulante (la banda que le acompañó durante los últimos 8 años), la cancelación del resto de su gira por España y América y su temporal retiro (sin fecha de regreso) de los escenarios.[1] Después de esto desapareció la oficina de gestión que tramitaba los asuntos de las giras y conciertos (Solo & management). A raíz de esto se creó la nueva oficina Rock & chicken, que es gestionada por Nacho Royo principalmente, y que ha corrido con la organización de los conciertos de Héroes del silencio de 2007. En el primero de los dos conciertos de despedida que mantuvo de su gira (Zuera y Cambrils), se retiró en la quinta canción ('Sácame de Aquí' perteneciente a su disco Flamingos) para no volver, suspendiendo además el segundo y último concierto de esta etapa que cerraba. Esta era la tercera vez que no completaba una actuación en la provincia de Zaragoza. La primera ocasión tuvo lugar en la sala Oasis de Zaragoza. Se había suspendido el primer concierto de la gira 2003 en Villarreal y este iba a ser el primero de la comentada gira, pero en la séptima canción, ""Infinito"", abandonó el escenario y la actuación se canceló definitivamente. La segunda ocasión había tenido lugar en las fiestas del Pilar, el día 12 de octubre de 2004 en el Paseo de la Independencia de Zaragoza, cuando sólo actuó durante una de las dos horas que se habían estipulado, al no volver a salir después del primer descanso. En 2006 saca a la venta Canciones 1996-2006, un recopilatorio de temas de sus álbumes en solitario. Durante este año, realiza colaboraciones en los discos de varios grupos, como Revólver o Quique González. También ha colaborado en el último disco/recopilatorio de Pereza llamado Los Amigos de Los Animales. Enrique participa en el nuevo vídeo de Jaime Urrutia, Nada por aquí. Este tema pertenece a su disco El muchacho eléctrico, donde Bunbury participó también en la canción citada. El videoclip fue rodado en exteriores, principalmente en la antigua estación de tren de Entrevías, Madrid. En 2006 Enrique Bunbury y Nacho Vegas se encuentran en el Puerto de Santa María los videos y fotos promocionales de su nuevo trabajo discográfico. El título inicial era Bunbury y Vegas aunque también se barajó la posibilidad de que fuese al revés, Vegas y Bunbury. Este disco se publica el 18 de septiembre de 2006 con el título final de El tiempo de las cerezas. Se lanza como primer videoclip ""Días extraños"", cantado por Nacho Vegas. El videoclip puede visualizarse de forma gratuita desde la web oficial del dúo. Posteriormente en su firma de autógrafos en Ciudad de México decide la presentación de cinco conciertos en el teatro Metropolitan de la misma ciudad y uno en el Liceu de Barcelona, además, filmaría durante su estancia el videoclip de ""Puta Desagradecida"", que servirá para promocionar su disco en tierra azteca. Finalmente, el Heraldo de Aragón publicó que Héroes del Silencio regresaban para La Expo 2008. Se vieron junto a Gonzalo Valdivia ensayando en el pabellón municipal de Osera de Ebro. La reunión con Héroes del Silencio, según anuncian en un comunicado, tiene como objetivo celebrar el 20 aniversario de sus primeras grabaciones. A esto se añadió la colaboración del Real Zaragoza, que lo anuncio como parte de uno de los múltiples actos en honor de su 75 aniversario. Además de tocar en Zaragoza dos noches, ofrecieron conciertos en Sevilla, Cheste (Valencia), Buenos Aires, Guatemala, Los Ángeles, México D.F. -también dos noches- y Monterrey. La expectativa por la vuelta fue tal que las entradas tanto en México como en España se agotaron a los dos días de haberse puesto en venta el 1 de marzo (tardaron dos días porque la página web en la que se vendían se colapsó y tuvieron que posponer la venta). Lograron así un récord en México de venta anticipadas de entradas (alrededor de 23 horas), ventas superiores a la primera visita de los Rolling Stones a México, y a bandas de la talla de Aerosmith. En total, los 10 conciertos contaron con la asistencia de más de 500.000 personas. En España, el concierto de Cheste (Valencia) fue uno de los más multitudinarios de la historia del pop-rock español y, debido a la enorme afluencia de público (se estima que intentaron acceder al recinto cerca de 100.000 espectadores), se formaron colas kilométricas en la carretera que unía Valencia y alrededores con el circuito de velocidad. Este es el título de su nuevo álbum de estudio: ""Hellville de Luxe"", nombre de la casa-estudio que el cantante zaragozano tiene en El Puerto de Santa María, su actual residencia; salió a la venta el día siete de octubre de 2008. La producción es de Phil Manzanera y ha sido grabado y mezclado en los estudios Music Lan, en Avinyonet de Puigventós, provincia de Gerona, y masterizado en Sterling Sound, Nueva York. El primer single que se desprende de este material es: ""El hombre delgado que no flaqueará jamás""."