Había grandes expectativas antes del show de Garbage. Y era de entender: fueron siete años de ausencia. Pero una banda así, con tanto talento y experiencia, no podía fallar. Y así fue: una hora de muchas satisfacciones.

Una música introductoria dio la señal para que la gente soltara sus gritos. Y enseguida aparecieron Butch Vig (batería), Duke Erikson (guitarra y teclados) y Steve Marker (guitarra y sampler), junto al bajista que los acompaña en vivo, Eric Avery (miembro fundador de Jane’s Addiction). Los cuatro llegaron con máscaras de lucha libre.

Acto seguido, apareció ella, Shirley Manson, la diva absoluta de la noche, tan magnética como siempre. Arrancaron con “Supervixen”, el corte menos esperado, incluido en su debut homónimo de 1995. El plan perfecto para identificar a los fans verdaderos. Más celebrada fue la canción siguiente: “I Think I'm Paranoid” (uno de los éxitos de Version 2.0, su segunda placa).

También tocaron temas de su más reciente producción, Not Your Kind of People. Así, entre clásicos, se hicieron lugar “Blood for Poppies” (primer single), “Automatic Systematic Habit” y “Control” (dejaron afuera del setlist a “Battle in Me”, segundo single).

¿Querían hits? Aquí tienen “Stupid Girl”: un éxito que trascendió épocas y fronteras. ¿Más éxitos? Sigue entonces “Queer”, una perla de los comienzos de Garbage. También suena “#1 Crush”, la canción que habían hecho para la banda sonora de Romeo + Juliet.

Las guitarras se encendían al rojo, pero la base rítmica, honda y pujante, no dejaba de incitar al baile. En sus canciones, y sobre todo en vivo, Garbage personifica y exprime al máximo la esencia del electro-rock.

Mención aparte merece lo que pasó justo antes de “Cherry Lips (Go Baby Go)”. Shirley hizo parar a la banda apenas empezaba el tema, y arremetió a modo de reproche: “No quiero tocar ese tema, lo siento”. Enseguida completó: “No puedo hacerlo si están estos tipos acá atrás del escenario”. Gran actuación de Manson: ¡esos “tipos” no eran más que mariachis!

Subieron los mariachis, y tocaron. También llegaron las copitas de tequila. Fue un gran brindis. Y un homenaje, sin dudas, del grupo a la audiencia mexicana (la cantante lo había dicho poco antes: “¡Gracias por darnos tanto, México!”).

A continuación, sí, tocaron ese gran hit que es “Cherry Lips”. Y lo completaron con otros temas que mantuvieron prendido al público: “Vow” y “Push It”.

El cierre llegó con “Only Happy When It Rains”, otra de esas canciones que después te dejan tarareando la melodía. Empezaron tocándola suavemente, y la terminaron en grande, con la banda transformada en toda una orquesta sónica. Antológico.

El viernes 12 de octubre, MTVLA pondrá al aire el World Stage de Garbage. A no perdérselo.

Copyright : MTVLA